jueves, 7 de mayo de 2009

LA MALA EDUCACIÓN

No me refiero a la película española dirigida por Pedro Almodóvar, sino a lo que el diccionario de la Real Academia Española de la Lengua define como: “descortés, irrespetuoso, incivil”.

Os cuento, hace unos días me encontraba en la consulta del dentista con mi hija y hubo un hecho que me llamo profundamente la atención.

Era la primera vez que acudía a la consulta. La sala de espera era enorme, las terrazas de dos pisos juntas, por supuesto cubiertas, y un enorme salón. En el salón habían revistas para que los padres se distraigan mientras esperan y un gran televisión que poca gente miraba. La terraza, más apropiada para los peques, tenía todo tipo de juguetes, incluso una pequeña casita, además de mesas y sillas apropiadas para ellos.

Como no quedaba sitio en el salón, salimos a la terraza a rellenar un cuestionario que nos dieron, mientras esperábamos. Aunque había bastantes madres con sus hijos, había sitio para sentarse. Mientras esperábamos dos chicos de entre ocho y diez años de edad estaban jugando al fútbol con unos bonitos cojines de esos con forma de algo y llamativos colores, sin que ninguno de los familiares que les acompañaba dijera nada. Golpeaban con violencia los cojines con los pies, e incluso intentaban acertar a meterlos por la ventana de la casita de juguete.

Yo me preguntaba si en su casa harían lo mismo, lo más seguro que no. No creo que sus padres se lo permitieran, pero “aquí” en una consulta médica da igual, pueden destrozarlo todo que como no lo pagan poco les importa. Incluso mi hija, de once años, quedo sorprendida por tal comportamiento y nos lo hizo saber.

La sorpresa fue en aumento cuando al salir la enfermera a llamar a el niño en cuestión para entrar a la consulta, al levantarse de la silla un familiar (la madre supongo), dijo en voz alta: “te estoy diciendo que eso no es para jugar”, cuando había permanecido durante más de treinta minutos que el niño lo hacia ignorándolo.

Este hecho reafirmo la presuposición que tenia, el niño no tiene culpa de nada, solo quiere divertirse y si le dejan lo hace sin cumplir normas. Creo que en estos casos la mala educación es de los padres que viendo como sus hijos “campan” a sus anchas, haciendo lo que les viene en gana y pudiendo molestar a otras personas, se lo consienten, simplemente porque como no es su casa, les da igual.

La educación de nuestros hijos es fundamental para una buena convivencia en la sociedad y si los padres no son capaces de dársela o diferencian el comportamiento según donde estén pues, ¡apaga y vámonos!

16 comentarios:

Victoria dijo...

Estoy de acuerdo completamente contigo, Juanma. Creo que les dejan hacer lo que les da la gana. Yo no tengo hijos, pero sufro las consecuencias de los de los demás, cuando voy a los restaurantes, en mi edificio, en los bares e incluso por la calle... Creo sinceramente que hace falta un poco de "mano dura"
Besos

Nuria Gonzalez dijo...

Esta es la demostración de cómo esta funcionando un sector de nuestra sociedad.
Padres despreocupados o más bien diría preocupados por lo suyo. Si los padres desconocen la educación y el aprecio por lo ajeno como van a enseñar a sus hijos.
Estos jóvenes padres, algunos muy pasotas están mas preocupados por el trabajo, las amistades, sus hobbies, que por sus hijos que les vienen grandes.
Cómo tú bien dices si los padres no imponen unas normas y se preocupan de hacerlas respetar con cierto control pues estos niños creceran como salvajes.
Besitos

Carmen dijo...

Amigo tienes toda la razón.
Lo más importante en un niño es la educación con la que salga de casa, es decir, la que sus padres le dan.
Luego nos quejamos del comportamiento de nuestros jóvenes, y no nos damos cuenta que nosotros somos los culpables.

Magnífico post.

Un besito y feliz día

Pharpe dijo...

Amigo Juanma lo has clavado, de verdad. No aguanto cuando voy a ciertos sitios y los niños andan dando la lata seguido y los padres no les dicen nada, hasta tal punto que llegan momentos en los que les llamas la atención a los niños, y vienen los padres a protestar, acabando encarandote con ellos. A mí que no me gusta discutir me rebienta tener que hacerlo por un hecho que no me tiene porque afectar directamente, pero no es de recibo que los padres se despreocupen tanto de los hijos, sino para que los tuvieron???

Un saludo Juanma

Isabel dijo...

Muy interesante lo que dices, y te digo mas Juancar, a veces, padres y madres dejan que sus hijos hagan lo que les dá la gana, por eso que dices, los objetos que destrozan, no son suyos, y les resbala, pero también ocurre, que no les apetece levantarse y reprenderles. No saben el daño que le hacen a sus hijos, se acostumbran a hacer lo que se les pone en las narices, y luego vienen los resultados: te pongo como ejemplo a Esperanza Aguirre, de pequeñita, debió estar super consentida. Un beso guapo

Adrisol dijo...

tienes razón, amigo!!
los adultos somos los responsables de no poner límites a los niños!!
ellos siempre van a querer hacer todos, esté bien o esté mal..depende de nosotros mostrarles que camino tienen que seguir..

interesante, para pensar..
besosss

Lourdes dijo...

Oye, Juanma (...je!) que tienes razón, como siempre.
Porque es cierto: a veces los padres son peores que los chiquillos. Sí, porque son ellos los que deben poner límites a los críos y si no lo hacen o les dejan hacer lo que les da la gana, imagínate el plan.

Besos, Juancar. :)

Montse dijo...

Tu entrada es lapidaria por lo bien plasmada la realidad que nos rodea.

Nadie se plantea si está preparada, además de poder dedicarse,para tener un hijo y educarlo para vivir en sociedad, no para destruir.

Has hecho una descripción que es el pan de cada día en todas partes, luego lloraremos con lo que hemos "criado".

Besitos encanto

Juancar dijo...

A todos los que sin querer o intencionadamnete (eh loudes,je,je) me llaman Juanma, soy JUANCAR.

Gracias

José Manuel Beltrán dijo...

Pues toda la razón, ciudanano. "Allá donde fueres, haz lo que vieres", dice el refrán. Pues eso es lo que hacían esos niños. Lo que normalmente hacen y ven en su propia casa, prque seguro que allí mismo el caso que les pueden hacer es el mismo que en la consulta.
Eso sí, seguro que yo habría saltado.
Un abrazo,
http://ventanademarbella.blogspot.com
http://paradaconfonda.blogspot.com

mar dijo...

Es cierto Juancar siempre lo digo el 90% de la culpa es de los padres.

Los niños necesitan que sus padres les pongan límites y les enseñen ,qué se puede y qué no se puede o debe hacer, y si encima molestan a los demás y ni se les reprende, no es justo ni para los demás ni para los niños, hemos pasado de dar libertad al libertinaje.

Por cierto gracias por la aclaración habia leido 2 veces Juanma y ya me estaba yo preocupando, por si me había liado y me había metido en otro blog jaja.

¡¡Feliz finde!!, besitos.

Victoria dijo...

PERDÓN JUANMA, DIGO JUANCAR jaja, fue un pequeño lapsus, si sirve de excusa estoy de noches...
Besos

Alejandro Pardellas dijo...

Tienes toda la razón.
Cada vez observamos más actitudes como esas, en la que los verdaderos responsables de la educación de los hijos se desentienden. La dejadez en la educación se les vendrá contra ellos en un futuro, y entonces dirán que no saben qué ha pasado, que le han dado "todo" a su hijo.
Lamentable!
Buen post, que refleja la realidad.
Un saludo!

Fiebre dijo...

Hace mucho tiempo que no hago comentarios en post en los que se comenten cosas de niños.
En primer lugar porque mis amigos me denominan "la descendiente de Herodes".
Y como tal (no lo niego) intento ser ecuánime en todos los temas sobre los que reflexiono...

Pero tu niña me ha dado la clave, preguntándote sobre el comportamiento del orangutancillo de marras.
En quién tenga la culpa ya no entro. Sólo sé que es el pan nuestro de cada día de ésta sociedad.

Juancar dijo...

Vicoria Se nota que estas de noche Pilar,digo Victoria,je,je

Hace falta más educación d elos padres y asi la trasmitiran asus hijos.

Bicos wapa

Nuria Tienes toda la razón, yo creo que los padres piensan que los hijos reciben educación en el colegio, y la educación se recibe en casa, en el cole se aprende y se ayuda.

Un beso

Carmen Gracias. La sociedad es un reflejo d ela educación que ha recibido.

Un beso.

Pharpe Es cierto lo que cuentas. Además si te encaras y le dices al niño algo,parece que a los padres les siente mal que le digas como se tiene que comportar...

Un saludo.
JUANCAR

Isabel ¿solo Espe? Yo creo que la mayoria d ela clase política han estado muy consentidos,je,je,menuda pandilla!

Un besito y feliz finde

Adrisol Los hijos son un reflejo d elos padres, si te fijas lo ves enseguida.
Hijos maleducados,padres maleducados y hijos educados ,padres educados.

Un beso

Lourdes Es lo que acabo de decir a Adrisol.

Un besito

Montse Como siempre me rio con tus comentarios, ¿lapidaria? suena un poco mal,no? ,simplemnete real como la vida misma,je,je

Un besito

José Manuel Es paar saltar,pero...luego igual se ponen los padres en actitud chulesca (poruqe suele pasar) y encima te enfadas.

Un saludo ciudadano

Mar Estas en el blog correcto,je,je, 90% o más incluso.

Un beso

Alejandro El efecto bumerang,tienes razón, cuando estos niños sean adolescentes,¿como los podran controlar?

Un abrazo

Fiebre Si eres descendiente de Herodes,podrias "eliminar" a algunos padres,pues los pobres hijos no tiene la culpa de la educación que reciben.

Un besito

Carmen dijo...

Amigo paso de nuevo para desearte un lindo fin de semana.

Un besito

 
Copyright 2009 A LA LUNA DE VALENCIA. Powered by Blogger Blogger Templates create by Deluxe Templates. WP by Masterplan