lunes, 11 de enero de 2010

LA ESPOSA DE DIOS

Un niño de 10 años estaba parado frente a una tienda de zapatos, descalzo, viendo a través de la ventana y temblando de frío.

Una señora se acercó al niño y le dijo:

-"Mi pequeño amigo, ¿Qué estás mirando con tanto interés en esa ventana?".

-"Le estaba pidiendo a Dios que me diera un par de zapatos". Fue la respuesta del niño.

La señora lo tomó de la mano y entraron a la tienda. Le pidió al empleado media docena de pares de calcetines para el niño. Preguntó si podía darle un recipiente con agua y una toalla. El empleado le trajo lo que pidió. Ella llevó al niño a la parte trasera de la tienda, le lavó los pies y se los secó. Para entonces el empleado llegó con los calcetines. La señora le puso un par al niño y le compró un par de zapatos. Juntó el resto de los calcetines y se los dio al niño.

Le acarició la cabeza y le dijo:

- "¡No hay duda mi pequeño amigo que te sientes más cómodo ahora!".

Cuando ella daba la vuelta para irse, el niño le agarró la mano y mirándola con lágrimas en los ojos, le preguntó:

-"¿Es usted la esposa de Dios?".


Espero os haya gustado este cuento-historia, pues a mi me hizo mucha gracia y por eso lo he querido compartir con todos.

11 comentarios:

Vane dijo...

que bonito! si que me ha gustado!
Besitos

tag dijo...

Muy bonito.

Todo no van a ser reivindicaciones, y esta historia tan tierna me ha conmovido

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

Muy bonito y curioso! un abrazo

Ana dijo...

Lo había leido, pero me ha encantado recordarlo.

Muchos besitos Juancar.

Lourdes dijo...

Ay, qué bonito, Juancar!
Me imagino después la cara de la señora.
Angelico el chiquillo...

Besos!!!

Moni dijo...

Qué bonito Juancar!!!Ojalá nos encontremos en la vida con muchas esposas de Dios!!! Un besiño

Vic dijo...

Muy bonito. Para ese niño "tanta" cosa buena no podía venir de nada únicamente humano.

Isabel dijo...

Pues gracias por compartirlo Juancar, porque realmene, es precioso. Un beso

mar dijo...

Me encanta Juancar, lo encuentro muy tierno y el niño un tesoro.

¡¡Feliz semana!!, besitos.

Esther dijo...

me ha encantado esta historia, porque para el niño era una santa por la buena obra que había hecho por él, no era la mujer de dios pero si una buena persona. besos

Fiebre dijo...

No la conocía y es francamente preciosa.

Criaturica...

 
Copyright 2009 A LA LUNA DE VALENCIA. Powered by Blogger Blogger Templates create by Deluxe Templates. WP by Masterplan