sábado, 19 de marzo de 2011

De las ansias de paz al "sí a la guerra"

El «no a la guerra» de José Luis Rodríguez Zapatero ya es historia. «Este es un país de puentes, de acuerdos y de paz. La mejor garantía de la seguridad, ¿sabe cuál es, señor Aznar? La paz, no la guerra». Así se expresaba Zapatero, entonces en la oposición, en febrero de 2003, poco antes de que estallara la guerra de Irak. Ocho años después, el presidente del Gobierno socialista abandera el «sí a la guerra» en Libia, amparado en la «legalidad internacional».

«Le reclamo que sea prudente y que sea leal con la ciudadanía de este país, y que sea leal y un aliado de la España de la paz, que es lo que quiere la inmensa mayoría de los españoles». El mensaje pacifista de Zapatero se repetía semana tras semana en el Congreso de los Diputados en 2003, era su principal arma política para tratar de desgastar a José María Aznar [...]

La «paz» era la palabra mágica de Zapatero, que se esforzaba por presentarse precisamente así, como un político pacifista frente al «belicismo» del Gobierno del PP. «Vote por el tiempo para la paz», le instaba a Aznar en el Parlamento. «Irak es un inmenso error para la paz en el mundo», insistía.

La «paz» formó parte de la tarjeta de visita de Zapatero desde que llegó a La Moncloa en 2004, lo mismo que el diálogo social o la lucha contra el cambio climático. Aún en su discurso de investidura de 2008, el candidato socialista afirmaba: «Solicito la confianza para impulsar una clara idea de España: un país próspero y a la vez decente, un país eficiente, un país unido y diverso, un país comprometido con la causa de la paz y en la lucha contra el cambio climático y la pobreza». Y luego insistía: «Mi idea de España es la de un país inequívocamente europeo y europeísta, puente de Europa con Iberoamérica, defensor de la paz y la solución multilateral de los conflictos». Añadía: «Seguiremos trabajando por una Europa que promueva la paz».

El «pacifista» Zapatero había ido hasta a hora a remolque de sus socios europeos a la hora de afrontar el conflicto de Libia, e incluso trató de frenar en el último Consejo Europeo las urgencias mostradas por Francia y Reino Unido. Ahora, una vez aprobada la resolución de Naciones Unidas, el presidente del Gobierno protagoniza su último giro, el que va de la paz al «sí a la guerra»: «He dispuesto la participación de medios navales y aéreos de nuestras Fuerzas Armadas en el dispositivo que se ponga en marcha para asegurar el cumplimiento efectivo de la Resolución de Naciones Unidas».

[M.Calleja en abc.es]

Se puede decir más alto,pero no más claro.

5 comentarios:

Miguel dijo...

La política tiene esas cosas. Yo no me extraño de ello. Esta es una guerra justa. Alguien lo ha dictaminado así. Las muertes provocadas por las bombas de esta guerra son legales, porque es una guerra justa. Y es que cada vez entiendo menos de política.

Un saludo.

Lourdes dijo...

Claro, es que era más fácil hacer demagogia cuando sólo buscaba ganar las elecciones.


Besos, Juancar!

Pilar dijo...

¿sinceramente piensas que es lo mismo?

Creo que a nadie le gusta la guerra, pero ¿hay otro modo de detener a un loco capaz de bombardear a su propio pueblo?

Quizás estoy realmente equivocada, pero no creo que estemos en la misma situación , y contemplar como lo único que hacemos es ver en la televisión el abuso de Gadafi me desepera.

Un cordial saludo

Juancar dijo...

Miguel Asi es amigo Miguel,como los que mandan dicen que es justa...pues ya esta todo dicho!

Yo tampoco entiendo nada.

Un saludo

Lourdes Eso mismo pienso yo,y ahora más me reafirmo en esa idea.

Un beso

Pilar Es obvio que el motivo de la intervención militar es distinto,pero el fin el mismo: ir a una guerra en donde habrán muchos muertos inocentes y civiles.

También desespera ver niños muriendo de hambre,sida,...en el tercer mundo y alguien hace algo,¿que le importa eso a occidente? como no hay intereses creados da igual y cuando los hay,pues...a intervenir.

Un saludo !

Antonio E. Zafra dijo...

bueno el ya dijo el otro día que era diferente hacer política desde la oposición o desde el gobierno...

 
Copyright 2009 A LA LUNA DE VALENCIA. Powered by Blogger Blogger Templates create by Deluxe Templates. WP by Masterplan