jueves, 18 de marzo de 2010

Ser padre en las redes sociales (por A.Sanjuán)

Me ha llamado la atención este post del periodista Antonio Sanjuán en su blog El Mundo según Sanjuán y por eso lo he querido poner integro:

"Soy padre. Supongo que eso me resta tanta objetividad como no serlo a la hora de opinar sobre la educación de los hijos. Siempre me ha llamado la atención la capacidad de algunos profesores de separar sus papeles de padre y maestro. Más aún en los pedagogos. Y mucho más cuando hablan los expertos en comunicación, sobre todo desde una perspectiva ética, deontológica e incluso legal. Hablando de Internet se mezcla todo con los derechos fundamentales garantizados por la Constitución (en este caso me refiero a la española) y hasta los derechos humanos. Además, naturalmente, los derechos de la infancia, su protección, etc etc etc.

La cuestión ahora, como hace quince años con toda la Red en general, es cómo proteger a los hijos de los "peligros" de las redes sociales sin invadir su derecho a la intimidad. Y opinan los expertos, y los padres, hasta -imagino- los padres expertos.

¿Lee usted el diario de sus hijos?, ¿le escucha sus conversaciones telefónicas?, entonces, dicen, ¿por qué le espía en las redes sociales?, ¿cree que tiene derecho a entrar en su Tuenti, o a darse de alta con una identidad confusa para participar o asistir callado a la conversación?, ¿cree que puede exigirle sus contraseñas?, ¿tiene derecho a repasar su historial de navegación? Todo un debate.

Pero curiosamente a la discusión siempre se le sustrae un hecho fundamental: las redes sociales no son espacios privados sino públicos, por definición práctica y, sobre todo, técnica. Subir información a Internet es publicar y esto implica una serie de matices ajenos a las comunicaciones privadas, esas cuyo secreto garantiza el artículo 18 de la Constitución (en especial, de las postales, telegráficas y telefónicas), que se podrían asimilar al correo electrónico. Publicar entra de lleno en el artículo 20, donde precisamente se ponen los límites de la protección a la juventud y a infancia.

Cuando alguien publica también asume responsabilidades, civiles y penales. Como padres no sólo puede preocuparnos qué leen nuestros hijos, sino también qué "publican". Y eso es algo que suelen olvidar los que se manejan en estos procelosos mares, donde se publica con una alegría inconsciente, ni siquiera necesariamente malintencionada. Pero un buen día alguien se puede sentir molesto, alguien con conocimiento o poder suficiente como para hacer valer sus derechos y entonces, entre la Constitución y la Ley de Protección Civil del Derecho al Honor, a la Intimidad Personal y Familiar y a la Propia Imagen pues va y te la arma.

Todo eso sin entrar en los "peligros obvios" de las Redes, desde la pederastia hasta las convocatorias de suicidios colectivos. No hace falta ponerse trágicos ni alarmistas. A finales de los noventa de Internet se decían los mismos argumentos que ahora se utilizan para asustar con Facebook. No es eso. Sino algo mucho más cotidiano: la publicación de la vida privada.

Así que como padre voy a preocuparme todo lo que pueda, y desde luego voy a poder bastante, de las comunicaciones públicas de mis hijos. En realidad deberían hacerlo también los fans de las webs dinámicas, los foros abiertos, los comentarios en blog sin moderar, los que juegan a hacer periódicos online... ojo que nunca pasa nada hasta que pasa. Y después la culpa es de los otros. Sé que hay sentencias en todos los sentidos, condenatorias y absolutorias. Los jueces están casi tan despistados como los legisladores. Casi tanto como los padres."

6 comentarios:

Vane dijo...

Por supuesto que nos preocupamos de eso.....y por supuesto que yo a titulo personal vigilaré a mi hijo. un biko

Moni dijo...

Ya sabéis que tengo dos hijos,uno de 16 y una de 12, y mentiría si dijera que controlo "absolutamente todo" lo que hacen en Internet, porque entre otras muchas cosas, lo hacen en casa y fuera de ella, con lo cúal siempre hay algo que se escapa a nuestro control,pero incluso en casa no puedo asegurar que yo sepa "todo". Y les explico y escucho sin parar eso de " Mami: eso que tu dices a mi no va a pasar que yo no soy tont@, y a mí no me engañan...". Pero si os diré que cuando Bru tenía 14 años, compró(pensando que era gratis)poder mandar mensajes desde internet a móviles, y la sorpresa fue mayúscula cuando llegó un recibo a su mail,de 98 euros, me asesoré y el niño mintiera en la edad(dijo ser mayor de edad), despues podía interponer una demanda, pero la sede social de la empresa era en Kuvait, y al final el abogado nos aconsejó pagar. Pagó él y creo que le valió de mucho. Siento el rollo. Un beso Juancar

Vane dijo...

No claro Moni, al 100% no puedes vigilarlo, pero hay que intentarlo,nosotras tenemos la "suerte" de que en las redes sociales de nuestros peques anda Alba, y nos informa, así que si quieres saber algo....jejejej

mar dijo...

La verdad es que es muy complicado, a mí me asusta bastante, intento hablar con ellos pero tienen una edad muy difícil, desde luego siempre que he podido he intentado estar atenta y conocer a los amigos hablar con ellos e intentar que me contaran cosillas, hubo una epoca complicada que leia algun msn en el movil, es privado pero si crees que puede haber un peligro, es perdonable.

¡¡Feliz finde!!, y felices Fallas, besitos.

Juancar dijo...

Es díficil vigilarlo TODO y cosas como le han pasado a Moni,nos pueden pasar a cualquiera.

Por eso hay que estar "ojo a bizón" para que no ocurra nada que lamentar despues....

Besos!!

日月神教-向左使 dijo...

AV,無碼,a片免費看,自拍貼圖,伊莉,微風論壇,成人聊天室,成人電影,成人文學,成人貼圖區,成人網站,一葉情貼圖片區,色情漫畫,言情小說,情色論壇,臺灣情色網,色情影片,色情,成人影城,080視訊聊天室,a片,A漫,h漫,麗的色遊戲,同志色教館,AV女優,SEX,咆哮小老鼠,85cc免費影片,正妹牆,ut聊天室,豆豆聊天室,聊天室,情色小說,aio,成人,微風成人,做愛,成人貼圖,18成人,嘟嘟成人網,aio交友愛情館,情色文學,色情小說,色情網站,情色,A片下載,嘟嘟情人色網,成人影片,成人圖片,成人文章,成人小說,成人漫畫,視訊聊天室,性愛,性感影片,正妹,聊天室,
情色論壇

 
Copyright 2009 A LA LUNA DE VALENCIA. Powered by Blogger Blogger Templates create by Deluxe Templates. WP by Masterplan